Adherentes de la pagina

martes, 7 de junio de 2011

del blog marcas registradas

Marcas Registradas

Cerveza y rock, la evolución de un maridaje clásico

Comentá (0)
En su búsqueda por acaparar la atención de los consumidores, las marcas intentan, constantemente, apropiarse de los conceptos y atributos más afines al público que pretenden seducir.
No es extraño, entonces, que las cervezas quieran consolidarse como portadoras absolutas de rock. A nivel local, lo vemos con el Quilmes Rock o con las giras musicales veraniegas que suele organizar Budweiser.
A nivel mundial, quiero destacar el trabajo de Bartle Bogle Hegarty (BBH) London para Kronenbourg 1664, una cerveza que en estos días lanzó la segunda parte de una campaña que no se queda simplemente con una asociación lineal al rock.
Veamos.
El trabajo se llama “Slow the Pace” (algo así como “Bajá el ritmo”) y busca consolidar un concepto construido a partir de una buena degustación de la cerveza, hecha a la velocidad adecuada. Y para conectar esta idea al mundo de la música, BBH convocó a dos artistas consagrados y les pidió que interpretaran una versión lenta de alguno de sus clásicos.
El primer caso, en octubre de 2010, fue Motörhead, con su hit “Ace of spades”, con un bar francés como escenario:


Y el segundo trabajo (siempre filmado por Dylan Southern y Will Lovelace para Pulse Films) fue protagonizado por los ochentosos Madness, con su canción “Baggy trousers”.


La campaña demuestra que convocar celebridades no deriva necesariamente en un enfoque creativo limitado y que el maridaje entre cerveza y rock puede ir mucho más allá de un festival. La delicada ejecución y los artistas seleccionados, en este caso, conviven con una marca robustecida a partir de un concepto trabajado con creatividad pero sin perder de vista la estrategia